Pilar Martínez: “Qué más da 70 que 30, la edad no es un límite para lucir sonrisa”

Pilar es una persona muy positiva y con una vitalidad y ganas de vivir que provocan sonrisas en quien se cruza con ella. Todo aquel que la conoce sabe que además de con sus labios Pilar sonríe con la mirada, y eso es algo de lo que muy pocas personas pueden presumir. Y precisamente así, sonriendo con los ojos, nos cuenta cómo fue conocer los trabajos de Clínica Peydro y saber desde el instante uno que los doctores Marta y Diego serían los encargados de dibujar en ella la sonrisa con la que siempre había soñado.



Llevaba tiempo viendo por televisión al doctor Peydro y esos casos tan espectaculares que siempre muestra en antena. Yo vivo en Alicante, pero la verdad es que tras ver lo que conseguía en su clínica empecé a plantearme la posibilidad de venir hasta Valencia y ponerme en sus manos. Lo consulté con mi marido y, después de que él también viera al doctor por televisión me dijo “Pilar, adelante”.

Os contaré que yo padezco una enfermedad autoinmune desde los 30 años, ahora tengo 70 y, al haber tomando tanta medicación durante tanto tiempo mis dientes han sufrido mucho y habían empeorado mucho. Cuando inicié mi tratamiento llevaba 20 años sin brotes de la enfermedad y pensé que era el momento de poner solución a mi dentadura. Independientemente de la edad que tengo, ¿por qué no iba a beneficiarme de todos los avances médicos, ahora que mi salud es la adecuada?  

Como os digo, vine a Valencia a conocer al doctor en persona y que viera mi caso. Él me enseñó otras dentaduras y otros trabajos y me quedé tan impactada que tuve claro que quería que fuese él quien me tratara. En primer lugar me colocó la ortodoncia invisible. Los dientes volvieron a su sitio en el tiempo que el doctor había previsto y, tras eso, pasé a manos de la doctora Peydro para que me blanqueara los dientes y me colocara las carillas.

Es increíble porque, después del tratamiento, veo fotos y me veo hasta menos arruguitas de expresión en el rostro. Yo quería una boca bonita, y ahora, a los 70 años de edad, lo he conseguido.

Mi experiencia Peydro ha sido totalmente positiva. Tanto es así, que mi propia hija es ahora paciente del doctor Diego Peydro. Ella había llevado ortodoncia de más joven pero no había quedado contenta. Le habían extraido los colmillos y su sonrisa había quedado muy afectada. El doctor Peydro la vio y tuvo claro cómo debía tratarla.

La verdad es que yo vine a la clínica sin conocer a nadie, tan solo guiada por los resultados que veía en televisión y estoy muy contenta de haber tomado aquella decisión. A las personas que pueden estar leyéndome les diría que se pongan en las manos de los doctores Marta y Diego y su equipo sin dudarlo. Son atentos, humanos y los mejores profesionales de la salud dental que he podido conocer.

testimonio ortodoncia paciente adulto

Pilar y su nueva sonrisa

 

¡Gracias Pilar! 

Pilar Martínez: “Qué más da 70 que 30, la edad no es un límite para lucir sonrisa”
5 (100%) 1 vote