No pongas límites al poder de tu sonrisa!

Un pequeño cambio, un sueño… Una decisión. Cuántas veces a lo largo de sus vidas los protagonistas de este post se habían mirado frente al espejo llegando siempre a la misma conclusión: “no me gusta lo que veo”.

Cuando nuestros pacientes vienen a nuestra clínica muestran en la mayoría de los casos similitudes en su comportamiento. Los problemas dentales (estéticos o más relacionados con la salud), han desarrollado con el paso del tiempo miedo y dificultad de exteriorizar los sentimientos a través de la sonrisa. Es muy comprensible… Si nosotros mismos sonreímos ante el espejo y no nos gusta lo que vemos… ¿Por qué íbamos a enseñárselo a la persona que nos gusta o en un ambiente social con el que deseamos empatizar?

Para resolver estos problemas, lo primero que debe mostrar la persona es ACTITUD. Actitud de mejora, querer resolver ese aspecto de la vida con el que no están conformes, en este caso… La sonrisa. Y cuando la decisión está tomada, es cuando empieza nuestro trabajo.

Cada paciente es único, por lo que la resolución de cada caso clínico tendrá unas particularidades muy definidas.

Primero estudiamos el caso muy cuidadosamente tomando todos los registros necesarios para ello. Decidimos qué tratamiento realizar y nos ponemos manos a la obra.

Los resultados hablan por sí solos… Y como una imagen vale más que todas las palabras que aquí podamos escribir, os dejamos unas cuantas fotografías en las que se aprecia el antes y el después de pacientes que un día decidieron poner solución a ese aspecto de su vida con el que se sentían del todo cómodos… Un día, decidieron no poner límites al poder de su sonrisa. 🙂

poder de la sonrisa

poder de la sonrisa

poder de la sonrisa

 

poder de la sonrisa

No pongas límites al poder de tu sonrisa!
5 (100%) 1 vote