¿Miedo al dentista? ¡Nunca más!

Sonrisa espectacular

miedo al dentista

¿Miedo al dentista? ¡Nunca más!

¿Tienes miedo al dentista? No pasa nada puedes decirlo, los dentistas estamos muy acostumbrados a escuchar a nuestros pacientes decir que tienen miedo a sentarse en el sillón dental. Por ello, estamos preparados para dar solución a aquellos que sufren miedo al dentista.

Las causas del miedo al dentista son variadas. En algunos casos, los pacientes tienen miedo al dentista porque piensan o se imaginan, que el tratamiento les va a provocar dolor. A veces ocurre que estos pacientes nunca se han sometido a un tratamiento dental y el miedo es infundado por otras personas; o simplemente porque han asumido ese miedo que históricamente se le suponía al dentista, desde los tiempos en los que no existía o no se utilizaba la anestesia.

De hecho, es cierto que hace muchos años y sobre todo en los pueblos, cuando la gente iba a extraerse un diente al dentista, se les preguntaba, y según lo que pudieran pagar, se les ponía o no anestesia. Dependiendo del nivel económico, los tratamientos se realizaban con o sin dolor. Afortunadamente, esto forma parte de un pasado muy remoto. Actualmente, se utiliza la anestesia para cualquier tratamiento y obviamente, para todos los pacientes.

Otra causa del miedo al dentista es que la persona haya sufrido un trauma durante algún tratamiento dental, generalmente durante la infancia. En estos casos, los pacientes están condicionados por ese recuerdo real y debemos afrontar el tratamiento dental de otra manera. En estos casos, los dentistas intentamos hacer comprender al paciente, que nada de lo que se le haga le va a doler. Empezamos por tratamientos cortos y sencillos para que el miedo vaya desapareciendo progresivamente. Así se consigue que el hecho de acudir a la consulta no le suponga al paciente, un estado de ansiedad desde el día anterior.

Para casos extremos de miedo al dentista, realizamos sedación en el mismo sillón dental. La sedación se lleva a cabo con un anestesista que acude a la clínica. Mediante un sencillo sistema de sedación por gotero, el paciente entra en un dulce estado de somnolencia; está despierto pero adormilado, de forma que puede colaborar perfectamente con nosotros si necesitamos que abra o cierre la boca, pero su sensación es placentera. Cuando termina la sesión dental, se retira el gotero con la medicación y al instante vuelve a estar totalmente consciente. La sensación del paciente es de tranquilidad y descanso total y absoluto.

Dependiendo del miedo que demuestre el paciente, se le ofrecerán diferentes soluciones: anestesia habitual (incluso para realizar una limpieza dental) y sesiones cortas de tratamiento, o sedación, para que sea una dulce experiencia dental.

Con este post, espero haberte podido aclarar que las visitas al dentista ya no son dolorosas. Gracias a la anestesia y las nuevas tecnologías, tenemos la posibilidad de tratar, hasta los pacientes con casos de extremo miedo al dentista.

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es