Fundas y carillas: Las 8 diferencias

Sonrisa espectacular

Carillas y fundas dentales, diferencias

Fundas y carillas: Las 8 diferencias

Hoy en día, disponemos de muchos tipos de tratamientos para mejorar estéticamente una sonrisa. Dos de las opciones más conocidas son las coronas o fundas dentales y las carillas de porcelana o facetas.

Estos tratamientos pueden dar lugar a confusión porque aparentemente, parecen realizar la misma función de reparación pero lo cierto es que debe ser el odontólogo quién decida, ya que existen importantes diferencias entre fundas y carillas:

  1. Las carillas únicamente pueden fabricarse con porcelana. Sin embargo, las fundas pueden estar realizadas con diferentes materiales: metal, metal-porcelana o sólo porcelana.
  2. Las carillas, también llamadas «facetas de porcelana» son sólo unas finas láminas de porcelana de menos de un milímetro de grosor que se adhieren a la cara de delante de los dientes. Las fundas, también llamadas coronas, recubren totalmente la superficie del diente, como un capuchón.
  3. La preparación en la superficie del diente (lo que hay que rebajar el diente) para colocar una carilla suele ser mínima y debe realizarse en el esmalte por lo que, en algunos casos no necesita preparación. En caso afirmativo, lo máximo que rebajaríamos el diente sería unos 0,5-0,7 mm y habitualmente, sólo se talla la cara externa del diente. Sin embargo, para la preparación de una corona hay que rebajar el diente en todo su perímetro y como mínimo 1,5 mm, eliminando el esmalte y llegando a la dentina para conseguir suficiente espesor de material y que no se rompa al masticar.
  4. Las carillas sirven para mejorar el color o la forma de los dientes, y siempre se realizan por razones estéticas. No protegen ni refuerzan los dientes que las llevan; simplemente mejoran su aspecto estético. Las coronas pueden realizarse tanto por razones estéticas como por razones funcionales en dientes debilitados que necesiten ser protegidos y reforzados.
  5. Las carillas sólo se realizan en dientes anteriores (lo que llamamos la zona de la sonrisa), de canino a canino y, excepcionalmente, pueden llegar hasta el primer premolar. Las coronas pueden realizarse en cualquier diente: incisivos, caninos, premolares y molares.
  6. Las carillas se unen a los dientes siempre de forma definitiva desde el primer momento. Las coronas pueden cementarse al principio con un cemento provisional para comprobar su funcionamiento durante un tiempo breve. Una vez pasado éste, se descementan y se unen con un cemento definitivo.
  7. Los cementos definitivos que unen las carillas al diente son únicamente de un tipo: cementos adhesivos de resina. Sin embargo, para las coronas, dependiendo del material, utilizaremos diferentes cementos: adhesivos de resina para las de porcelana y de ionómero de vidrio o policarboxilato para las de metal o metal cerámica.
  8. A la hora de realizar una rehabilitación completa de una boca, se pueden combinar ambas técnicas: coronas para premolares y molares y carillas para dientes anteriores.

En cualquier caso, es el odontólogo especialista el que ha de recomendar para cada caso qué es lo más conveniente, si las carillas o las fundas dentales.

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es