Ortodoncia y cirugía ortognática para maloclusiones severas

Sonrisa espectacular

Ortodoncia y cirugía ortognática para maloclusiones severas

Establecer los límites de un tratamiento de ortodoncia y saber el origen de la maloclusión que presenta un paciente es esencial a la hora de determinar si una maloclusión severa se puede corregir sólo con ortodoncia o es necesario además realizar cirugía ortognática. Y digo además, porque en el caso que un paciente necesite cirugía ortognática, ésta irá siempre asociada a un tratamiento de ortodoncia.

Cuando realizamos un plan de tratamiento de ortodoncia, nuestros objetivos han de ser conseguir: estética dentaria, estética facial, estabilidad funcional, estabilidad oclusal, salud articular y salud periodontal (encías).

Esto es muy importante conocerlo y plantearse antes de iniciar el tratamiento si estos objetivos se pueden conseguir sólo con ortodoncia en el caso de este tipo de pacientes. Además, en la toma de decisiones, es importante conocer cuáles son las expectativas del paciente antes del tratamiento, es decir, conocer qué es lo que espera el paciente de un tratamiento de ortodoncia.

En los casos en los que los pacientes presenten maloclusiones severas y además no se sientan cómodos con su aspecto facial (por un problema de los maxilares) y quieran mejorarlo, tendremos que plantear la corrección de su problema con cirugía ortognática para buscar esa armonía y belleza facial que cumpla con sus expectativas.

En otras ocasiones, incluso aunque el paciente no busque un cambio en su aspecto facial, es necesario realizar un tratamiento combinado de ortodoncia con cirugía ortognática, ya que los movimientos que debemos realizar no se limitan sólo a la posición de los dientes, sino que tenemos que cambiar también la posición de los huesos maxilares para conseguir los objetivos anteriormente citados.

Los avances en la ortodoncia han conseguido que el porcentaje de pacientes que se somete a una cirugía ortognática esté cerca del 1% de todos nuestros casos de ortodoncia en nuestra clínica de Valencia.

Lo que no debemos hacer los profesionales es intentar compensar sólo con ortodoncia los casos que son inevitablemente quirúrgicos. Debemos seguir el principio “primum non nocere”, lo primero es no hacer daño, ya que errores en el diagnóstico y la planificación podrían causar problemas futuros a nuestros pacientes.

Las fotos de antes y después que compartimos a continuación son de una paciente que presentaba una maloclusión muy severa tanto dentaria como en la posición de sus maxilares. Llevó una primera fase de ortodoncia durante 6 meses, después se sometió a una cirugía ortognática en nuestra clínica en Valencia y posteriormente se concluyó el caso con 8 meses más de ortodoncia para conseguir una oclusión perfecta.

cirugia-ortognatica-valencia-ortodoncia.jpg

Resultado espectacular, ¿no? Si sufres de un caso similar o conoces a alguien en esa situación, hay solución. Llámanos al 96 316 36 27.

6 comments

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es