¿La ortodoncia duele?

Sonrisa espectacular

ortodoncia-dolor

¿La ortodoncia duele?

Uno de los temores de muchos de los pacientes antes de iniciar un tratamiento de ortodoncia, es si va a ser doloroso. Todos conocemos a algún amigo o conocido que ha pasado por un tratamiento de ortodoncia y nos ha comentado que las primeras semanas han sido molestas y con dolor. Pero, ¿es siempre así? ¿de qué depende que un tratamiento de ortodoncia duela?

¿La ortodoncia duele?

Cuando movemos un diente con ortodoncia, se produce en todos los casos una reacción de microinflamación que en ocasiones va asociada a molestias o dolor. Pero sólo en ocasiones y el rango de éste es muy variable. No podemos afirmar que el hecho de iniciar un tratamiento de ortodoncia vaya siempre asociado a las temibles molestias o dolores. Hay muchas personas que no sienten ningún dolor ya que éste viene determinado por varios factores:

1. Umbral individual del dolor:

Empecemos por lo más sencillo. Cada persona tiene un umbral del dolor totalmente diferente al de otra persona. Y en muchas ocasiones esto es lo que determina que podamos sentir dolor cuando iniciamos nuestro tratamiento. Nunca dos personas van a sentir las mismas molestias cuando inician el tratamiento.

2. Técnica de ortodoncia utilizada:

Es de los factores que más influyen en el confort del paciente. Las novedosas técnicas de brackets de autoligado o baja fricción como el sistema de ortodoncia Damon que utilizamos en nuestra consulta son las técnicas que menos molestias producen ya que la fuerza que se aplica para mover un diente es unas 1000 veces inferior a la que se utiliza con ortodoncia convencional. Esto se traduce en muchísimas menos molestias para el paciente. También las técnicas de ortodoncia invisible como invisalignson menos molestas por 2 razones:

a)     Movimiento y fuerza  controlada: Sólo movemos 0.25 mm/diente cada vez que cambiamos los alineadores, lo que se traduce en que las posibles molestias desaparezcan completamente a las pocas horas de colocarte cada alineador.

b)     No utiliza metal: Lo que se traduce en que no aparecen las molestas llagas y rozaduras que en ocasiones aparecen con los brackets.

3. Experiencia del profesional:

Por supuesto esto es lo más importante de todo. Es el profesional el que tiene que determinar el nivel de presión o fuerza que ha de ejercer en cada paciente para que las molestias sean mínimas durante todo el tratamiento. Y muy importante tener una comunicación fluida con tu paciente y saber escucharle para ir ajustando la velocidad del movimiento en función del grado de tolerancia y sus expectativas: ¿qué tipo de paciente de ortodoncia serás?

 Nuestro protocolo de trabajo consiste siempre en empezar con fuerzas muy ligeras para que los inicios del tratamiento sean lo más cómodos posibles, y posteriormente ir ajustando la fuerza y la velocidad en función de la tolerancia del paciente. Esto se traduce al final en tratamientos cómodos y poco o nada dolorosos que facilitan que las personas puedan llevar una vida totalmente normal durante todo el tratamiento.

Si manejamos bien las nuevas técnicas de las que disponemos, y somos capaces de ajustar la velocidad y presión a cada paciente, podemos afirmar que podemos tener tratamientos de ortodoncia con mínimas molestias.

escala-dolor

¿Te hiciste una ortodoncia con nosotros? ¿cuánto nivel de dolor o molestias sentiste? ¡Comparte tu opinión aquí!

7 comments

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es