¿Te muerdes las uñas? ¿Cómo afecta la onicofagia a los dientes?

Sonrisa espectacular

onicofagia-efectos-boca

¿Te muerdes las uñas? ¿Cómo afecta la onicofagia a los dientes?

“Estoy tan estresado que me muerdo las uñas”, “me aburro tanto que inconscientemente lo hago”, “es un mal hábito que adquirí desde la infancia», «me relaja y para mí es placentero”…¿Te suenan estos comentarios? Estas son las excusas de muchas personas que se muerden las uñas. Seguro que tú también te las has mordido en algún momento, todos lo hemos hecho alguna vez en nuestra vida. Es una mala costumbre que alcanza los picos más altos en la adolescencia y a partir de los 18 años va disminuyendo. No obstante, en la edad adulta se dan todavía muchos casos de personas que mantienen esta costumbre nerviosa y poco elegante.

¿Qué es la Onicofagia

La onicofagia que proviene del griego “onykhos” (uña) y “phaguen” (comer) es el hábito compulsivo de morderse las uñas. Algunos comienzan con este tic desde muy pequeños, otros en cambio lo desarrollan en la adolescencia. Puede durar meses o incluso años. No existen cifras exactas sobre el número de personas con onicofagia, ya que estamos hablando de un tipo de trastorno que por lo general no requiere de consulta médica.

En la edad adulta los hombres son los que más persisten con este tic.

¿Por qué nos mordemos las uñas?

morderse-uñas-salud-dentalLas causas por las que una persona adquiere este hábito son diversas pero generalmente están directamente relacionadas con el estrés, la ansiedad y algunos cambios vitales. Sin embargo, en muchos casos se trata simplemente de una costumbre adquirida en momentos de aburrimiento. Los mordedores no son conscientes de lo que hacen y terminan metiéndose los dedos en la boca.

Además, una vez empezado es muy complicado parar, ya que se tiende a querer uniformizar el corte de la uña, por lo que se convierte en un círculo vicioso.

Socialmente, en la edad adulta está muy mal visto. Morderse las uñas no es sexy y además dicen que las manos son el segundo espejo del alma. De ahí que que esta costumbre preocupe a muchos y busquen una solución.

¿Cómo afecta morderse las uñas a la salud y estética de nuestros dientes?

Aunque por lo general únicamente nos fijamos en los efectos en las manos (hinchazón, aspecto descuidado,…) morderse la uñas genera desagradables efectos también en la boca. Con todos los gérmenes que hay debajo de las uñas, en la boca se reflejan las consecuencias de esta fea costumbre. Por muy lavadas que podamos tener las manos, al meternos los dedos en la boca, a través de esas uñas mordisqueadas, ingerimos infinidad de bacterias.

Las consecuencias en la boca pueden ser:

1) Deformación de la arcada, las encías y el paladar por el gesto repetitivo.
2) Daño en encías, favoreciendo así la generación de inflamaciones y gingivitis.
3) Aparición de infecciones bacterianas como las aftas y los herpes.
4) Aumento del número de caries.

¿Cómo afecta morderse las uñas a los empastes y a las fundas dentales?

morderse-uñas-dientesHay que añadir que las personas que llevan restauraciones de composite en dientes anteriores (incisivos superiores e inferiores) o carillas de porcelana o de composite, sufrirán desperfectos en estas restauraciones por morderse las uñas. Entre otras cosas hemos visto cómo por morderse las uñas, los pacientes acuden con:

1) Descementado de la carilla de porcelana (la cual se podrá volver a cementar si no ha sufrido ningún daño);
2) Fractura de la carilla de porcelana (que habrá que repetir, puesto que no se pueden reparar);
3) Fractura de la carilla o restauración de composite (se podrá reparar en clínica).

Si llevan coronas de porcelana o metal-porcelana sobre dientes o implantes, también en este caso se podrá romper la porcelana de recubrimiento que da el color y la forma al diente y también habrá que repetir la restauración completa.

En la Clínica Peydro es un asunto que nos preocupa, por lo que hacemos especial hincapié con nuestros pacientes, sobre todo con los niños y adolescentes. El hábito de morderse las uñas tiene solución, pero si no es suficiente con pensar en tus manos, ¡piensa en la salud de tus dientes y la estética de tu boca!


Fuente de las fotos (Flickr licencia CC)
(1), (2), (3)

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es