Los graves efectos del tabaco en nuestra salud bucodental

Sonrisa espectacular

Los graves efectos del tabaco en nuestra salud bucodental

El tabaquismo es un hábito nocivo muy prevalente en la civilización. En todo el mundo fuman en  la actualidad unos 1300 millones de personas: 47,5% hombres y 10,3% de mujeres. Ya hemos hablado de los efectos del tabaco en el color de los dientes, los cuales se tiñen de amarillo y dan un aspecto más envejecido a la sonrisa.

Hoy vamos a hablar de 2 de los efectos adversos más graves, que son la piorrea y el cáncer oral.

¿Fumar provoca cáncer oral?

tabaco-piorreaEl tabaco es la causa principal de cáncer de laringe, faringe y cavidad bucal, y es totalmente dependiente a la dosis ingerida. Masticar tabaco supone la exposición local de la mucosa bucal a 16 tipos de componentes carcinogénicos, mientras que el tabaco fumado contiene más de 60 productos carcinogénicos.

Por otra parte, el tabaco también favorece la aparición de lesiones pre-cancerosas (como por ejemplo la leucoplasia oral), lesiones que deben ser revisadas y controladas por un especialista para controlar la evolución de las mismas.

 ¿Fumar causa enfermedad de las encías (piorrea)?

En la enfermedad periodontal (piorrea), fumar constituye uno de los factores ambientales que más influye en la susceptibilidad del individuo para desarrollar esta enfermedad.

Diversos estudios médicos han relacionado el tabaquismo con una mayor prevalencia de las señales clínicas de la enfermedad periodontal: pérdida de inserción de encía, profundidad de sondaje y pérdida ósea.

Así, los estudios demuestran que la pérdida ósea es más lenta cuando cesa el consumo de tabaco y el comportamiento de los tejidos periodontales (encía y tejidos que rodean al diente) es similar entre no fumadores y fumadores, lo que  sugiere que la eliminación del tabaco favorece la salud periodontal. A mayor cantidad de años de exposición al tabaco, existe una mayor progresión de la enfermedad y una respuesta al tratamiento inadecuada.

Cuanto mayor es el número de cigarrillos consumidos al día o paquetes al año, mayor es el riesgo de desarrollar la enfermedad, por lo que hay una relación directa entre la dosis y el efecto, ya que los pacientes presentan una mayor probabilidad de infección con bacterias patogénicas (bacterias bucales “malas”). Puede ser debido a que en la bolsa que hay en la unión de la encía con el diente (bolsa periodontal) hay menor presión de oxígeno, lo cual favorece el crecimiento de las bacterias que crecen sin oxígeno (anaerobios). Además, se produce un cambo en la capacidad de defensa del organismo, provocando un desequilibrio en la producción y actuación de los factores que intervienen en la inflamación.

Durante el tratamiento de la enfermedad periodontal, se ha visto que en los fumadores se produce una menor reducción de la profundidad de la bolsa periodontal (que es donde proliferan las bacterias “malas”), así como la incapacidad de cicatrización y regeneración de los tejidos en fumadores que se han sometido a tratamiento quirúrgico. Además, el tabaco interviene en la capacidad de adhesión de la encía a la raíz del diente, que es el objetivo fundamental del tratamiento de la piorrea o enfermedad periodontal.

Por otra parte, diversos estudios indican que limitar o reducir el hábito del tabaco también limitará la aparición de complicaciones en los implantes dentales.

¿A qué esperas para dejar de fumar?

Sí, podrá costar mucho, pero más cuesta tu salud, ¡ten esto por seguro! Querer es poder, muchas personas han podido dejarlo, ¡te animamos a que lo consigas!

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es