Cuando un ortodoncista te diga esto, sal huyendo…

Sonrisa espectacular

la-mejor-ortodoncia

Cuando un ortodoncista te diga esto, sal huyendo…

Eso que vas a una clínica de ortodoncia y te dicen «uy necesitas ortodoncia». Y tú les dices, «sí, me voy a hacer seguramente la Invisalign, he visto fotos por internet y parece que muy bien«. Y te contestan, «¿la Invisalign? no te sirve…»

Eso que vas a una clínica de ortodoncia, y te dicen «uy necesitas ortodoncia«. Y tú les dices, «sí, me voy a hacer seguramente una ortodoncia Damon, lo he leído y parece que muy bien». Y te contestan, «¿los brackets Damon? no te sirven…»

Eso que vas… y deberías salir huyendo

¿Por qué debería salir huyendo?

Porque ambos sistemas se encuentran en lo que yo llamo la élite de los tratamientos de ortodoncia. Se pueden conseguir tratamientos espectaculares y sonrisas realmente deslumbrantes tanto con ortodoncia invisalign como con brackets Damon System si son manejados correctamente.

[sws_pullquote_right] Ya sabéis que me gusta poner el ejemplo de que ambos tratamientos son el “Ferrari” (¿o debería decir Red Bull?) de los tratamientos de ortodoncia. Pero, como “Ferrari” que son, para poder sacarles el máximo rendimiento es necesario que el piloto sepa como transmitirles las órdenes necesarias. [/sws_pullquote_right] Al fin y al cabo, Invisalign no es más que un alineador de plástico y los Brackets Damon, un material metálico que va adherido a los dientes. En ambos casos hay que darles la información necesaria para conseguir los objetivos que nos hemos planeado.

La primera prueba de oro: ¿tienen scanner iTero y saben usarlo o parece que saben usarlo?

En el caso de Invisalign, iniciamos el caso tomando un Scanner intraoral de la boca del paciente. Este scanner ha de enviarse con un plan de tratamiento para que los técnicos informáticos muevan los dientes según unas instrucciones muy precisas. Si no están muy bien detalladas, el movimiento que harán los técnicos en la mayoría de los casos no estará bien planificado ya que ellos no son ortodoncistas. Es por ello que, en mi opinión, este paso 1 es el más importante.

Una vez enviado el Scanner con las instrucciones, el técnico moverá los dientes y nos lo enviará para su revisión. Lo normal es que tengamos que hacer entre 3 y 4 modificaciones hasta tener el plan de tratamiento terminado.

¿Puedo ser franco? [sws_blockquote_endquote align=»right» cite=»» quotestyle=»style05″] Me consta que el 90% de los ortodoncistas/dentistas que trabajan con Invisalign envían los planes de tratamiento sin instrucciones precisas o aceptan el primer plan de tratamiento que les llega (!). De esta forma convertimos nuestro “Ferrari” en un coche del siglo pasado donde no le sacamos ni un 1% de todo su potencial. [/sws_blockquote_endquote]

Si por el contrario trabajamos mucho sobre nuestro scanner (nuestra media son 5 modificaciones antes de aceptar el caso) e indicamos con absoluta precisión lo que queremos conseguir, podemos sacarle el máximo rendimiento al sistema Invisalign.

Muy bien, ¿y con los brackets?

Lo mismo ocurre con el sistema Damon. Estos son brackets de autoligado que combinados con unos arcos de altísima calidad pueden conseguir también cambios espectaculares en nuestros pacientes. Pero para ello es fundamental conocer cuáles son las fases del tratamiento y en qué orden queremos conseguir nuestros objetivos. Y sólo existe un orden que ha de seguirse con total precisión para no bloquear el sistema y poder seguir avanzando. Vamos corrigiendo problemas en los 3 planos del espacio:

1) Transversal.

2) Vertical.

3) Sagital.

Es fundamental dominar este orden ya que un error en la planificación supondrá tratamientos muy largos para los pacientes con pobres resultados.

Nos encontramos en un momento de la ortodoncia con profundos cambios que se traducen en tratamientos cada vez más cortos y con mejores resultados para nuestros pacientes. Pero para ello es fundamental que la persona que maneja el “Ferrari” conozca hasta el más mínimo detalle de la técnica para poder sacarle el 110% y que esto se traduzca en resultados y sonrisas espectaculares.

¿Cuál es el problema?

alonso-raikkonenQue el paciente no sabe hasta qué punto sabe el ortodoncista. Una primera pista es cuando descartan de buenas a primeras una Invisalign, o te dicen que sólo vale para apiñamientos muy leves. Como puedes ver en nuestro portfolio de casos, con Invisalign, por ejemplo, se pueden hacer auténticas maravillas con maloclusiones de diversos grados.

[sws_blockquote_endquote align=»right» cite=»» quotestyle=»style05″]Cuando un ortodoncista no domina todas las técnicas, siempre recomienda la única que conoce y le asegura moverse en una zona de comfort.[/sws_blockquote_endquote]

Por otro lado están las recomendaciones de otros pacientes, las opiniones en redes sociales y foros, así como el propio portfolio de casos clínicos que el ortodoncista haya hecho público en su web. Nosotros esperamos poder demostrar cada día en nuestra clínica y cada semana en nuestro blog que puedes confiar en nuestra conducción y máximo aprovechamiento del Ferrari.

¡Nosotros deberíamos acompañar a Alonso, y no Raikkonen!

2 comments

  1. carmen - 22 julio 2014 11:53

    Me parece temerario los comentarios que en este artículo se vierten sin ningún tipo de rigor y que lo único que consiguen es confundir al consumidor… si un ortodoncista le dice a usted que el sistema invisaling no es para usted posiblemente sea la mejor respuesta que un profesional le puede dar ya que lo fundamental de la ortodoncia es conseguir una buena oclusión y no es tan sencillo como colocar en boca unos alineadores plásticos.

    Responder
    • Equipo Peydro - 1 septiembre 2014 12:07

      Estimada Carmen
      Gracias por compartir su opinión. Nosotros solamente damos un diagnóstico preciso tras una detallada valoración de la situación de la boca del paciente, incluyendo scanners. Sólo así podemos concluir qué tipo de ortodoncia es la mejor. Lo que nos sorprende, y es de lo que trata nuestro artículo, es que haya profesionales de la odontología que concluyan que cierta ortodoncia no funciona ‘por defecto’ en determinados tipos de oclusión, sólo porque su experiencia personal no haya sido positiva. Las ortodoncias no aseguran un éxito o fracaso, es el conocimiento del ortodoncista para extraer lo mejor de cada técnico lo que asegura un resultado positivo.
      Saludos cordiales
      Dr. Diego Peydro

      Responder

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es