¿Tienes sonrisa gingival? Descubre en qué puede ayudarte un correcto tratamiento de ortodoncia

Sonrisa espectacular

¿Tienes sonrisa gingival? Descubre en qué puede ayudarte un correcto tratamiento de ortodoncia

Una sonrisa bonita tiene un efecto espectacular no sólo en la imagen que proyectamos al exterior, sino en la seguridad y confianza que nos aporta. Cuando nos gusta nuestra sonrisa, la queremos enseñar al mundo; queremos enseñar nuestra felicidad. Esto nos aporta una fuerza y autoestima que no pasa indiferente a los ojos de nadie. 

Soy un enamorado de esta profesión. Me gusta decirlo. Porque conozco el efecto tan impactante que puedo tener en la vida de las personas, cuando consigo que sonrían con el corazón una vez terminan sus tratamientos de ortodoncia. ¿Puede haber algo más bonito?

Uno de los motivos por los que las personas no se sienten seguros con su sonrisa, es porque tienen sonrisa gingival, es decir, muestran mucha cantidad de encía al sonreír.

La sonrisa gingival puede localizarse sólo en la zona anterior, o bien tanto en la zona de los dientes anterior y posterior.

Cuando buscamos diseñar una bonita sonrisa, tenemos en cuenta varios factores:

  • La posición de los dientes.
  • Su tamaño y forma.
  • La relación de los dientes con los labios.
  • La cantidad de encía que se muestra tanto al sonreír como en reposo.

Todos y cada uno de estos aspectos pueden y deben ser tenidos en cuenta por el ortodoncista a la hora de diseñar y planificar un tratamiento de ortodoncia, con el objetivo de conseguir al final del tratamiento una sonrisa espectacular que supere las expectativas de los pacientes.

En muchas ocasiones, la sonrisa gingival está determinada por la malposición de los dientes. Existe una máxima que siempre repito a mis pacientes: “La encía está, donde están los dientes”. Así que si consigo llevar los dientes a una posición ideal, la encía se adaptará a esa posición y en muchas ocasiones se mejorará o incluso desaparecerá la sonrisa gingival.

Salud y estética siempre van de la mano

En esta primera fotografía se muestra la situación inicial de la maloclusión antes de iniciar el tratamiento de ortodoncia.

sonrisa-gingival-1

En la siguiente foto podemos observar como debido a esa malposición dentaria, el paciente presenta tanto sonrisa gingival anterior como posterior.

compresion-arcada-sonrisa-gingival

Pasamos a esta foto en la que se muestra el ángulo que presentan los dientes y donde está el nivel de encía (Línea roja).  El cambio que vamos a planificar en el ángulo de los dientes y donde esperamos que suba el nivel de encía se ve en la otra línea (Línea azul).

sonrisa-gingival-3

Y fíjense que en ningún momento he hablado del aparato de ortodoncia que vamos a utilizar, porque eso es lo menos importante. Brackets Damon, Invisalign, ortodoncia lingual WIN, Incognito… Da lo mismo.

Lo importante es que sepamos interpretar el problema para manejar esos aparatos y que nos ayuden a conseguir el resultado deseado. Es lo que yo llamo, “Empezar con el fin en la mente” para así tener muy claro lo que vamos a conseguir.

Utilizamos el sistema Invisalign para corregir esta maloclusión y en 14 meses de tratamiento conseguimos los objetivos que nos habíamos planteado.

En las dos fotografías de abajo podemos observar cómo hemos conseguido solucionar la maloclusión del paciente que al inicio presentaba un severo apiñamiento y sobremordida muy aumentada. Gracias al correcto manejo del sistema Invisalign hemos conseguido solucionar tanto la sonrisa gingival anterior y posterior.

resultado-final-invisalign

No tenemos que elegir entre salud o estética. Todo lo contrario.

Salud y estética van de la mano y se alían para tener efectos impresionantes en la sonrisa de las personas.

Todo empieza por gustarnos a nosotros mismos. Si es así, ¿Quién nos puede parar?

Si me buscas, me encontrarás diseñando sonrisas espectaculares.

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es