Enséñame tus dientes… ¡Y te diré cómo vivías!

Sonrisa espectacular

Enséñame tus dientes… ¡Y te diré cómo vivías!

Los chicos de hoy en día planchan y las chicas actuales hacen bricolaje. Los clichés y estereotipos propios de generaciones pasadas en todo lo referente a las tareas del hogar forman parte, afortunadamente, de un extinto siglo XX. O por lo menos eso nos gustaría, ¿no? Porque sí, todavía existen por ahí especímenes propios de la época Neandertal que dicen que la cocina es territorio femenino o que solo los hombres pueden montar los muebles de Ikea. Y os aseguramos que lo de encasillar a estos machos ibéricos como neandertales no es baladí. Según las últimas investigaciones de expertos españoles, ya los hombres de Neandertal dividían las tareas entre hombres y mujeres.

¿Y sabes por qué lo sabemos? Adivina… Sus dientes han hablado cerca de 30.000 años después. A través de un estudio elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y publicado en la revista Journal of Human Evolution, en el que se han analizado 99 dientes incisivos y caninos de 19 individuos distintos, hemos descubierto que hay diferencias claras entre el desgaste que sufrieron los dientes de un neandertal, dependiendo si son hombres o mujeres.

dientes de un neandertal

Maxilar neandertal. Fuente: Internet

Los análisis  de los dientes de un neandertal muestran diferencias asociadas de manera directa al modo de vida. Al parecer, los neandertales usaban la boca como tercera mano. Mientras los hombres por ejemplo usaban los dientes para afilar sus armas, las mujeres curtían pieles o trabajaban la madera.

Otra de las causas por las que se piensa que los neandertales repartían sus tareas es que mientras los fósiles masculinos presentan una mayor cantidad de mellas en el esmalte y la dentina de las piezas superiores, los fósiles femeninos presentan esta característica en las inferiores.  Interesante, ¿verdad?

Ante un hallazgo tan sorprendente y espectacular capaz de arrojar luz a los misterios de nuestros antepasados, solo nos queda decirte que cuides mucho tu boca y tu dentadura. ¡Quién sabe si dentro de 30.000 años podrán conocer en el futuro nuestras costumbres analizando tus dientes y los nuestros! 🙂

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es