¡Al rico helado! ¿Cómo afecta este delicioso alimento a la sensibilidad dental?

Sonrisa espectacular

¡Al rico helado! ¿Cómo afecta este delicioso alimento a la sensibilidad dental?

Qué rico disfrutar de un helado en buena compañía, ¿verdad? Además de regalarle un sabor agradable a nuestro paladar, con los helados rebajaremos nuestra temperatura corporal y además también hidrataremos el cuerpo. Todo esto es genial pero, ¿crees que tomar helados puede afectar a tu salud bucal? Si tienes dudas, nosotros te damos la respuesta…

Lo bien cierto es que tomar helados en exceso puede afectar a tu salud bucal. Si no vigilamos su ingesta y mantenemos unas pautas de higiene correcta nuestras encías y nuestros dientes pueden verse perjudicados.

Como bien sabes, los helados se consumen a bajas temperaturas pudiendo producir esa sensación tan molesta en nuestros dientes similares a las que provoca un calambre. Es lo que se conoce como sensibilidad dental. Debemos estar muy atentos a cualquier tipo de reacción de nuestros dientes y encías cuando tomamos helados y actuar en consecuencia, es decir, si notamos que sentimos molestias al tomar helados, debemos acudir a nuestro dentista.

sensibilidad dental

Los helados pueden provocar sensibilidad dental

 

Por otra parte, los granizados, elaborados en su mayor parte por hielos, también pueden ser los causantes de esas molestias dentales de las que hablamos más arriba. Su temperatura helada puede ser la causa de que, al contacto con los dientes, se produzca lo que denominamos hipersensibilidad dental.

A pesar de lo que te contamos en este post, no debes preocuparte en exceso. Si tienes una boca bien cuidada sin problemas en tus encías o problemas en el esmalte de tus dientes tomar helados o granizados no tendría por qué afectarte. Si por el contrario sientes un dolor dental agudo en los dientes con el contacto directos de helados y granizados acude a tu dentista. ¡Un par de visitas al año a tu clínica dental será más que suficiente para no tener que eliminar estos alimentos tan sabrosos de tu dieta de verano! 🙂

 

 

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es