¿Puedo llevar ortodoncia si padezco enfermedad periodontal?

Sonrisa espectacular

¿Puedo llevar ortodoncia si padezco enfermedad periodontal?

Muchas personas nos plantean cada día la siguiente duda: ¿puedo llevar ortodoncia con enfermedad periodontal? Veréis, si se respetan las fases de tratamiento, no solo está indicado si no que es recomendable. ¿Por qué? Muy sencillo. Porque una ortodoncia mejorará el estado periodontal, es decir, el estado de las encías ya que al estar alineados los dientes será más sencillo para el paciente mantener una correcta higiene oral y además, al dejar una correcta forma de morder, las fuerzas que reciben los dientes serán más fisiológicas eliminando interferencias oclusales que podrían producir la pérdida de soporte dentario.

Cuando el paciente tiene una enfermedad en las encías activa no podemos mover los dientes hasta que se haya controlado este problema. Es decir, si el paciente tiene placa bacteriana, sarro y si hay signos de inflamación no podríamos empezar a mover los dientes porque podríamos causar un problema mayor ya que esta inflamación hace que el proceso regenerativo no se produzca.

¿Cómo es el proceso de movimiento dentario?

Cuando movemos los dientes, la fuerza que se ejerce provoca que se activen unas células llamadas osteoclastos que producen la reabsorción del hueso hacia el lado al que se mueve el diente, y por otro lado, se activan otras células llamadas osteoblastos que producen la regeneración y reparación del hueso reabsorbido. Este proceso ocurre en condiciones de una buena salud periodontal.

Cuando tenemos una enfermedad periodontal activa, por un lado sí se reabsorbe ese hueso a través de los osteoclastos, pero por otro la inflamación de encías inactiva los osteoblastos impidiendo la reparación de hueso.

Es por ello que para comenzar a mover los dientes necesitamos gozar de una buena salud periodontal.

Una persona con enfermedad periodontal activa debe de:

  1. Solucionar el problema periodontal con un tratamiento adecuado: limpiar el sarro, limpiar la placa bacteriana, aplicar las técnicas de higiene adecuadas y seguir un protocolo de mantenimiento periodontal de manera continua, ya que la enfermedad periodontal es una enfermedad para toda la vida pero que si se controla con tratamiento y mantenimiento adecuados puede mantenerse latente sin avanzar. De esta manera se podrán conservar los dientes.
  2. Cuando ya no hay signos de inflamación y la enfermedad periodontal está totalmente inactiva podremos empezar a mover los dientes con ortodoncia.

Y llegados a este punto vamos a explicar exactamente en qué consiste ese tratamiento periodontal.

En condiciones de salud óptimas, el hueso está más o menos en la unión de la corona (parte visible del diente) con la raíz, y por encima de este está la encía. Una persona que tiene enfermedad en las encías ha ido perdiendo progresivamente el hueso, haciendo que la encía deje al descubierto gran parte de la raíz del diente formando lo que los odontólogos llamamos una bolsa periodontal. En la bolsa periodontal se acumulan todas las bacterias que son las que están produciendo ese problema de encías del que hablamos.

¿Y qué debemos hacer primero? 

  1. Primero hacemos un estudio detallado del estado inicial del paciente.
  2. A continuación hacemos una limpieza radicular donde eliminamos todo el sarro que está pegado a la raíz del diente, eliminando también las bacterias y las células muertas.
  3. Una vez hemos llevado a cabo esta limpieza el cuerpo genera un ligamento largo de unión. El hueso no crece, pero ese ligamento generado cierra la bolsa periodontal.
  4. Con los dos pasos anteriores, y aunque no hayamos conseguido que crezca el hueso, hemos conseguido que ya no haya un problema periodontal activo. En este momento el diente ya está preparado para que lo podamos mover con un tratamiento de ortodoncia.

Es también importante hablar de qué sucede cuando un diente pierde hueso.

Veréis, cuando un diente pierde hueso, algunas personas notan como su diente comienza a separarse tendiendo a abanicarse hacia delante. Cuando el diente pierde la posición recta aumenta la probabilidad de perder esa pieza dental en un futuro.

La explicación es sencilla si hacemos una comparación por ejemplo con el cuerpo humano. Si nosotros nos mantenemos rectos, podemos aguantar de pie mucho tiempo, pero si tenemos por ejemplo el cuerpo inclinado es más probable que perdamos el equilibrio.

Es exactamente lo mismo que le ocurre a un diente. Cuando una pieza dental ha perdido hueso y además está inclinado, poco a poco va inclinándose más hasta que se acaba perdiendo.

Por lo tanto, el mensaje con el que podemos concluir es el siguiente:

¿Con enfermedad periodontal puedo llevar ortodoncia?

  • Si está en fase activa, no.
  • Primero debemos tratar esa enfermedad periodontal.
  • Tras ello colocaremos ortodoncia para mejorar la salud de tu boca y de tu encía y que la posible pérdida de hueso afecte lo más mínimo a tus dientes y puedas conservarlos toda la vida.

Si tenéis cualquier duda, no dudéis en venir a vernos. 🙂

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es