Gema Acevedo: «hay un antes y un después en mi sonrisa tras pasar por Clínica Peydro»

Sonrisa espectacular

Gema Acevedo: «hay un antes y un después en mi sonrisa tras pasar por Clínica Peydro»

Gema trabaja con nosotros desde hace algo más de tres años. Siempre está sonriendo, es alegre y positiva y, aunque siempre os hace llegar las experiencias de los demás y los contenidos médicos narrados por nosotros, los doctores, hoy se pone frente al teclado no como trabajadora, si no como paciente. Esta es su experiencia como paciente en Clínica Peydro 🙂


Desde que trabajo en Clínica Peydro he conocido a muchos pacientes, tomado muchos testimonios y escuchado muchas experiencias. Hoy, por fin, y tras un tratamiento que ha sido un paseo en barca en comparación con lo que de pequeñita sufrí por temas dentales, puedo contaros mi experiencia personal como paciente en Clínica Peydro. 🙂

Empezaré por el principio, que es como deben empezar a contarse estas cosas.

Soy periodista y empecé a trabajar junto con los doctores Diego y Marta en 2013. No sabía nada de dientes excepto lo básico que cualquier persona puede saber… Lo que sí sabía, es que los resultados finales que veía en las fotos de sus casos clínicos me dejaban sin palabras, con la boca abierta.

Yo por entonces tenía 29 años y sabía que quería una sonrisa como las de las fotos, una sonrisa Peydro. Pero me frenaba muchísimo volver a llevar ortodoncia, que mi entorno social se diera cuenta y a mi me restara seguridad. Y es que… Os pongo en situación: con 7 años me colocaron mi primera ortodoncia (en mi Primera Comunión, por lo tanto, llevaba aparato); a los 12 años me colocaron otra ortodoncia (adolescencia… sí, también, con aparato); y a los 21 años, mi sonrisa seguía sin estar bien y me volvieron a colocar ortodoncia (en plena universidad, otra vez con hierros en la boca). Cualquier esfuerzo hubiera valido la pena si el resultado final hubiera sido el deseado, pero en mi última ortodoncia tampoco me pusieron retenedores y pasados los años mis dientes volvieron a estar amontonados y estéticamente feos. 

Cuando el doctor Diego Peydro me vio sonreír, lo tuvo claro. «Gema, tienes una sonrisa muy estrecha y puedo conseguir en tu boca resultados espectaculares». La seguridad de cómo me lo dijo, las ganas y la pasión que veía en su trabajo, y los resultados que veía en otros pacientes me hicieron decirle un sí rotundo. No consulté con nadie y no medité con la almohada, ¿para qué hacerlo cuando sabes de sobra lo que realmente quieres? 🙂 

El doctor me dijo que además de la parte estética que yo apreciaba comenzaba a sufrir cierta pérdida de encía que afectaría a mi salud en el futuro, y definitivamente debía solucionarlo. 

Así es que sin darme cuenta empezó mi tratamiento como paciente en Clínica Peydro. Super pocas molestias, cambios rápidos y discreción absoluta. ¡Nadie notaba que llevaba ortodoncia! En menos de año y medio el cambio fue espectacular y, al acabar la ortodoncia, pasé a ser paciente del departamento de estética. La doctora Marta Peydro comenzó a blanquear mis dientes para darle el toque final a mi tratamiento. Y os puedo asegurar que si la ortodoncia invisible cambió mi sonrisa, el blanqueamiento de la doctora es la guinda del pastel. Estoy blanqueando mis dientes por las noches en casa y noto los resultados día a día. Todavía me queda un poquito pero ya se notan mucho los cambios. 🙂

ortodoncia

Gema y su nueva sonrisa Peydro

Ahora no salgo de casa sin los labios pintados y pregono a los cuatro vientos lo contenta que estoy con mi sonrisa Peydro. He ganado en seguridad, en estética y, por supuesto, en salud. Recomiendo a todas las personas que me están leyendo que no se conformen nunca y busquen siempre los mejores resultados sufriendo lo menos posible. Querer es poder y los doctores me demuestran cada día como con la actitud adecuada y los conocimientos más punteros son capaces de conseguir resultados que me siguen dejando con la boca abierta, como el primer día. 🙂  

¿Nos dejas un comentario?

©2018 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es